Introducción al Design Thinking

Esta metodología resulta especialmente útil para desarrollar la innovación centrada en las personas, ofrece una lente a través de la cual se observan los retos que se afrontan para detectar necesidades y buscar soluciones.

Esta formación teórico–práctica tiene una duración de aproximadamente 3 días. Durante este tiempo desarrollamos los temas a nivel teórico y nos apoyamos en diversas dinámicas. La parte práctica la realizamos en grupos utilizando diferentes técnicas de ideación e innovación abierta. Gracias a los equipos y a las herramientas podemos fomentar el espíritu colaborativo entre los participantes, donde el docente acompaña a los participantes en el desempeño de el importante rol de la facilitación.

Es un proceso de innovación centrado en las personas, que se basa en aspectos como observación, colaboración, aprendizaje temprano, visualización de ideas, prototipado rápido de conceptos y análisis de negocio. Ejerce una influencia positiva sobre la innovación y la estrategia.

Nos ofrece una serie de herramientas para involucrar usuarios, diseño, tecnología y negocio en un proceso integrador que nos permite imaginar el futuro y llevar productos, servicios o experiencias al mercado.

La metodología Design Thinking integra enfoques de diferentes campos mediante la participación de equipos multidisciplinares, con el objetivo de:

  • Adquirir conocimientos sobre las personas que usan el servicio, sobre la situación y sobre el problema que afrontan.
  • Desarrollar la empatía con nuestros usuarios mediante la observación.
  • Identificar patrones de comportamiento y definir así el punto de partida para empezar a testear nuestros prototipos.
  • Generar tantas ideas como sea posible.
  • Construir prototipos de las ideas con más potencial.
  • Aprender a evaluar las reacciones de los usuarios al interactuar con un prototipo.

Según Tim Brown, CEO de IDEO, Design Thinking:

“Es una disciplina que usa la sensibilidad y métodos de los diseñadores para hacer coincidir las necesidades de las personas con lo tecnológicamente factible y con una estrategia viable de negocio que pueda convertirse en valor para el cliente y en oportunidad para el mercado”.

El pensamiento de diseño en tu organización

Recordemos la famosa frase con la que Peter Drucker nos alertaba de que cambiar la cultura en una organización no es sencillo. Design thinking debe calar en la organización para que sea efectiva, y al igual que otras metodologías, necesita tanto esfuerzo en la estrategia como en la gestión del cambio cultural.

“La cultura se desayuna a la estrategia”

Las organizaciones pueden pasar por distintos estadios respecto a la integración del diseño en la cultura. Desde una implicación externa puntual, hasta estar totalmente integrado como elemento estratégico en su cultura.

Curso intensivo de tres días

Hace unos meses colaboramos con Quint para diseñar una formación de tres días para el Banco Santander. El programa trataba principalmente los siguientes puntos.

Introducción al Design Thinking

A parte de todo lo mencionado previamente en este post comentamos algunos aspectos generales del design thinking. Además mostramos casos prácticos en el que hemos conseguido integrarlo con otros marcos de trabajo como Lean Startup o Agile.

El Equipo

Una de los pilares de cualquier sesión de design thinking son las personas, tanto las que observan, analizan y genrean ideas, como las que usan nuestro servicio.

La figura que facilitada

Otra de las claves en cualquier sesión de design thinking es la del rol que facilita. En este caso la formación estaba orientada a que las personas que facilitaban pudieran poner en práctica una serie de habilidades que trabajamos durante el taller.

Esta figura está al servicio del grupo y trata de ayudarle a sacar lo mejor de sus componentes a través de la metodología

Reglas de oro

Ponerse límites de tiempo
Usar el cronómetro nos ayuda a estimular nuestra creatividad y nos obliga a ir concretando cosas para poder avanzar.

Aplazar juicios
Normalmente nuestras mentes de forma casi simultánea, divergen y convergen, abren y cierran; no solemos dejar espacio suficiente entre amabas acciones y es por eso que constantemente generamos y analizamos ideas, descartamos opciones de forma inconsciente, nos auto-censuramos. En importante identificar en cada momento la fase en la que estamos y aprender a fluir sin censurar o condicionar ideas, cuando hay que hacerlo.

Construir sobre las ideas de los demás
Aprovechemos todas las inteligencias presentes (la creativa, la colaborativa, la intrapersonal, la interpersonal, la lógico-matemática, etc.), una solución construida entre varias personas suele ser más potente y genera más resonancia, que la que construye una sola.

Evitar frases destructivas
Ciertas ideas resultan limitantes y rompen el flujo creativo de un equipo. Normalmente no aportan valor y son muy dañinas para el proceso creativo. Seguro que alguna os suena:

“Va en contra de la política de la empresa.”
“Primero hagamos una encuesta.”
“No es nuestro problema.”
“Necesita más estudio.”

Escucharnos atentamente
¡Una conversación a la vez por favor! es la frase que más suele utilizar un facilitador. Cuando la gente está motivada y se empieza a sentir creativa tiende a expresarse de manera impulsiva, debemos respetar el turno de palabra y evitar perdernos lo que digan los demás. No se trata de pedir silencio, sino más bien de conseguir que todas las personas puedan participary aprendamos a escucharnos.

Hacer tangible lo que contamos
Hay que intentar escribir o dibujar lo que se trabaja. Es importante que no se pierdan las ideas. Si otra persona se incorpora, tiene que poder entender el punto en el que estamos.

Documentar y ser ordenados
Al final de cada paso nos aseguramos de que todo lo que hemos producido se conserva de alguna forma: fotos, material escrito, dibujos en la pizarra… No es la primera vez que, justo esta idea rompedora, la dibujamos en el rincón de una hoja que acaba en la papelera. El trabajo con las ideas es muy intangible entonces es importante conservarlo.

Nos desapegamos de la idea
Durante todo el proceso, la autoría de la idea es secundaria. La humildad es una buena compañera de viaje para estas sesiones. Las ideas nunca son de una persona porque se construyen gracias a la colaboración. También hay que tener sensatez para desechar aquellas que dejan de ser interesantes.

Elección del reto

La metodología Design thinking y las herramientas, nos permiten viajar de lo abstracto a lo concreto para validar hipótesis lo más rápido posible y dar solución a las necesidades de los usuarios. El primer paso es definir el punto de partida, un objetivo, y para encontrarlo podríamos emprezar la sesión con la pregunta “¿Cómo podríamos…?”

Esto es importante porque va a ser la referencia durante todo el proyecto. Tenerlo siempre a la vista y en la mente permite al equipo estar enfocado hacia en una dirección y reconducir el proyecto en caso de alejarse del punto de partida.

Momentos de Comprensión

Empatizar

El proceso de Design Thinking comienza con una profunda comprensión de las necesidades de los usuarios implicados en la solución que estamos desarrollando así como de su entorno. Ponernos en la piel de otras personas nos ofrece la posibilidad de generar soluciones más acordes a su realidad.

Herramientas

Entrevistas
Protopersonas
Mapa de actores
Observación encubierta
Grupo de discusión
Benchmarking
Inmersión cognitiva

Definir

Durante la etapa de definición, debemos seleccionar muy bién la información que hemos conseguido previamente durante la fase de empatía. Si bien es cierto que partíamos de un reto más o menos concreto, este era solo un punto de partida. Normalmente cuando se establece un reto no tenemos información suficiente del usuario ni de sus circunstancias. Tras la fase 1 en la que hemos abierto los ojos para comprender a nuestro público objetivo, es necesario refinar el reto inicial para empezar a generar soluciones.

Herramientas

¿Cómo podríamos?
Diagrama Ishikawa
Insights
Matriz de impacto y esfuerzo
Clustering
Dentro o Fuera

Momentos de Experimentación

Idear

La etapa de ideación tiene como objetivo la generación de un sinfín de opciones. No debemos quedarnos con la primera idea que se nos ocurra. En esta fase, las actividades favorecen el pensamiento expansivo y debemos eliminar los juicios de valor. A veces, las ideas más estrambóticas son las que generan soluciones visionarias.

Herramientas

SCAMPER
Brainwriting
5 “¿Por qué?”

Prototipar

En la etapa de prototipado convertimos las ideas en realidad. Construir prototipos hace las ideas palpables y nos ayuda a visualizar las posibles soluciones. Ponemos de manifiesto elementos que debemos mejorar o refinar antes de llegar al resultado final.

Herramientas

Rol playing
Plano de producto/servicio
Storyboard
Folleto
Pantallazos
Sketch

Testear

Durante la fase de testeo, probaremos nuestros prototipos con los usuarios implicados en la solución que estemos desarrollando. Esta fase es crucial, y nos ayudará a identificar mejoras significativas, fallos a resolver, posibles carencias.

Herramientas

Matriz de hipótesis
Matriz de feedback
Entrevista cualitativa
Test de usuario
Test cuantitativo
Kano